INICIO

02 mayo 2017

EIVIND OPSVIK Overseas V

OVERSEAS V

Tony Malaby  (saxo tenor), Brandon Seabrook (guitarra) 
Jacob Sacks (piano, RMI Rock-Si-Chord organ), Eivind Opsvik 
(contrabajo, sintetizador analógico, Oberheim drum machine), 
Kenny Wollesen (batería, percusión, Rhythm Ace drum machine)
Grabado en NY el 20 de junio de 2016
 Toda la música escrita, producida y editada por Eivind Opsvik.
Loyal Label Release 2017
Por Jesús Gonzalo @noiself

Este proyecto cumple 15 años y se mantiene igual o más fresco que cuando apareció en aquella primera entrega titulada Overseas (Fresh Sound New Talent), cuya contraportada reunía a una serie de nombres hoy imprescindibles. Era aquél un trabajo que ofrecía distintas ventanas al jazz, acústicas o eléctricas, más melódicas, más groovies y con espacios para cierta construcción abstracta o deforme. La lista de músicos era mayor que la que hoy componen el grupo, en ella aparecía a los teclados Craig Taborn y Gerald Cleaver, Jeff Davis y Dan Weiss en la batería. Pero ya se configuraba ahí, sin la inclusión de guitarra eléctrica, el núcleo del grupo que vemos en la foto inferior.

Tony Malaby, Jacob Sacks, Kenny Wollesen, Brandon Seabrook y Eivind Opsvik
Overseas, uno de los proyectos más estimulantes de los últimos años, hace un sonido que reniega de ser etiquetado. Hecho por nombres determinantes del jazz avanzado, adopta una direccionalidad cada vez más decidida hacia el pop, hacia algo original realizado con criterio estético y sobradas facultadas técnicas

Eivind Opsvik, contrabajista noruego afincado en Nueva York, se maneja en terreno del jazz contemporáneo, en tríos de gran exigencia lingüística como el de Jeff Davis con Russ Lossing o proyectos en esa línea tan especiales como Two Miles a day (Loyal Label, 2007) que juntó su contrabajo a la batería de Paul Motian, la viola de Mat Maneri y el piano de uno de sus colaboradores más cercanos, Jacob Sacks. Pero el contexto de Overseas está situado en otra orilla, en la misma playa que los estupendos proyectos de Chris Lightcap Bigmouth -vigente, contando con Malaby- y otros que no se sabe muy bien por qué no han cuajado como Matt Bauder Day in Pictures o Ches Smith and these arches (también con Malaby). Grupos todos ellos con una ductilidad estética y un sentido funcional del formato jazzístico enriquecido por el minimalismo, el pop y músicas de raíz africana pero de perfil suavizado por la química de tímbres.
La combinación cromática y los planos superpuestos y repetitivos se convierten en un factor determinante, hasta el punto de borrar toda huella de estilo personal de quien lo interpreta. Una música hecha de instantáneas, de miradas de sorpresa continua
Aunque haya elementos comunes en todos los trabajos de Overseas, como la exploración combinada de timbres, el contraste de intensidades pop y free, la capacitación para desdibujar líneas y para sostenerlas de manera seductora, es a partir de la tercera entrega cuando Opsvik configura el sonido de este grupo. Ese será el más cercano trabajo a este último (el V de la serie) en su estructura general, en su variedad expositiva y duraciones. Overseas IV (ver aquíencerraba una singularidad distintiva: el sonido del clave barroco, y además contaba con un enfoque narrativo que podría verse en forma de suite, con cierta solemnidad enigmática. Era, el anterior trabajo, un producto muy elaborado a todos los niveles, recargado y bello.

Grabación de Overseas V

Los aficionados al jazz no suelen serlo del pop. Con Overseas se completa un producto que satisface por igual a aficionados de ambos estilos. Y lo hace de manera contagiosa, sofisticada, concentrada y solida. Todas las herramientas de estos grandes instrumentistas de jazz, ajenos a cualquier frivolidad en el gesto, al servicio de una idea tan imaginativa como impropia del pop, la música disco retro (vean abajo el vídeo de un Opsvik desatado en Brrraps!) o el rock (Zappa en Izo, duelo de piano, guitarra y saxo): no busquen allí lo que aquí se hace. 

Baste escuchar los cortes seguidos First Challenge on the road, Shoppers and Pickpockets e Izo para quedarse fascinado con esta cascada de un pop-rock destilado por una mente embriagada de buen gusto. La entrega más elocuente y también hipnótica de Overseas. Una música hecha de instantáneas, de miradas de sorpresa continua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario